“Esto es temporal, hay que asumir una actitud fuerte de prevención por coronavirus”: psicóloga Liliana Jiménez

Foto: Diario de Huelva

Para Liliana Jiménez Agraz, psicóloga del Centro de Salud Mental (CESAME) de la Secretaría de Salud estatal, un aspecto crucial respecto al coronavirus COVID-19 es que todas las personas asuman una actitud fuerte de prevención, pues de ello dependerá que no se tengan muchísimos enfermos a la vez y se pueda dar atención médica a quien lo necesite.

La profesionista recalca la importancia de que se entienda que esta pandemia es temporal, y nos obliga a hacer una pausa en nuestras ocupaciones para prevenir y evitar una catástrofe.

Es decir, añade, el COVID-19 tuvo un principio y va tener un fin, pero mucho dependerá de los ciudadanos para que sea lo más corto posible.

Localizada por teléfono la tarde de este martes, Jiménez Agraz orienta para que las personas accedan a información oficial de la Secretaría de Salud del Gobierno Federal o del Estado, o a medios de comunicación serios, con el fin de que conozcan la tendencia real del coronavirus en el país, y acatar las indicaciones de quedarse en casa, salir sólo necesario, guardar distancia respecto a otras personas y mantener un constante lavado de las manos.

De acuerdo con la psicóloga, es importante que en casa se establezcan rutinas para estar ocupados: hacer tareas, bañarse, limpiar la casa, realizar juegos en familia, ver una película juntos, hacer ejercicio, estar activos para que no se presente la depresión, especialmente en personas con antecedentes de ello.

Para Liliana Jiménez, lo peor es quedarse con la piyama puesta durante varios días o pasarse las horas viendo televisión o con el celular en la mano.

“Quienes tengan jardín en casa, pueden salir a comer un día al jardín. Hay que estar generando ambientes saludables, hacer juegos de mesa, leer, enseñar a nuestros hijos juegos que no conocen, muchas cosas a lo largo del día. Si decimos que el ‘quehacer en casa nunca se acaba’, pues es tiempo de acabarloentre todos”.

De igual forma, explica que hay personas que pueden generar reacciones de enojo por no salir, y es que puede haber casos donde el propio hogar “no es su base de seguridad. No todas las familias son funcionales. Hay gente que dice que sale a trabajar pero también a descansar.”

Cuestionada sobre la preocupación natural del ser humano por los recortes de fuentes de trabajo, insiste que no debe caerse en el pánico ni adelantarse a situaciones, sino entender que esto un día debe terminar para que volvamos a la normalidad.

Sin embargo, en este punto destaca la solidaridad que debe prevalecer para que las personas que puedan apoyar, lo hagan con productos de la canasta básica a quienes sepan que están en necesidad.

Observa que las autoridades y los ciudadanos de México aún estamos en tiempo de actuar como no se hizo en otros países.

La psicóloga observa que se está presentando una reacción, que podría considerarse hasta violenta, entre quienes sí cumplen las indicaciones de las autoridades de salud, y las que hacen caso omiso.

Agrega que la tarde del lunes salió a comprar un medicamento y le llamó la atención la gran cantidad de personas que sigue en las calles, incluso llevando a sus pequeños hijos.

Por ello insiste en la importancia de acatar las orientaciones:

“Que alguien nos diga que debemos tener un aislamiento forzoso nos genera un conflicto, pero en la medida que la gente lo asimile y lo tome con seriedad, dejará de resistirse a las medidas, que son por la salud de todos.”

Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com