El talento de Martha Isabel Enríquez para tejer a Harry Potter, Caperucita, la Bella y la Bestia

* La señora, jubilada de la Universidad, no imaginaba que su creatividad la llevaría a tejer la imagen de un tiburón con cinco cabezas.

Detrás del mostrador de la librería Alas de Papel –a un costado del hospital San Rafael- que atiende la señora Martha Isabel Enríquez Ramírez, emergen agujas de todo tamaño para el tejido. Y bolas de estambre.

Teje desde la juventud, aunque entonces hacía bufandas, capas, pero en los últimos años ha llevado esta tarea a la excelencia, con figuras como Harry Potter, La Bella y la Bestia, Caperucita Roja, Alicia en el País de las Maravillas, un caballo con cuerpo de hombre, y muchas otras.

Basta con que vea una fotografía –ni siquiera un molde- para empezar a trabajar, aunque con frecuencia tiene nuevos retos: recientemente se le pidió el tejido de un tiburón con cinco cabezas –tres al frente y dos atrás- y el mismo ya está listo para su entrega.

“Con el tiburón trabajé un poco más. Empecé por la parte de atrás, lo fui rellenando con nube-esfera hasta llegar al frente.”

Explica que tiene especial cuidado para que las figuras tengan la debida proporción, por ejemplo, el tamaño de la cabeza de una muñeca con el cuerpo o el largo de las manos: “a veces hay que tejer y desbaratar.”

La señora Martha Isabel Enríquez es jubilada de la Universidad Autónoma de Nayarit, donde trabajó casi 30 años en la escuela de Medicina: fue secretaria de director, auxiliar de contador, y encargada de contabilidad.

Hace unos cuatro años, una persona le preguntó si podía diseñarle en tejido dos animales de una película infantil, y se animó. Las reacciones fueron inmediatas y el número de solicitudes ha ido en aumento.

En los días recientes trabaja en el tejido de 18 animales, desde gallinas, patos, cabras, borregos, cerdos, que entregará a mediados de marzo, con motivo del bautizo de una niña. Tiene el tiempo encima, y es la razón por la que detrás del mostrador hay estambre de varios colores. A ratos trabaja en los borregos y a ratos en las demás figuras.

El de la señora Martha Isabel es un talento que debe reconocerse.

 

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com