Reconstruyen intento de extorsión a presidente municipal Jaime Cuevas; ex regidor Chavita es vinculado a proceso

* Salvador Macías, ahijado de Cuevas, continuará en prisión preventiva por delitos como simulación de secuestro y extorsión.

Durante cerca de dos horas y media, una agente del Ministerio Público de la Fiscalía General del Estado (FGE) anunció numerosos datos para citar los delitos de cohecho, evasión de presos, simulación de secuestro, el cometido contra servidores públicos, extorsión, y falsedad en declaración, y la presunta participación de Salvador Macías Valdés “Chavita”, ex regidor en Bahía de Banderas.

La nueva audiencia de formulación de imputación contra Macías se debió a que un Juzgado de Distrito ordenó reponer el procedimiento, vía amparo. De entrada, se verificó que la defensa particular contara con cédula profesional.

El caso Macías Valdés es singular puesto que la madrugada del 30 de junio del 2018 desapareció de la cárcel municipal de Bahía de Banderas –había sido detenido la tarde anterior-. Su caso mereció una investigación por desaparición forzada que llevó a juicio a varios elementos de seguridad, pero Salvador reapareció casi un año después en Irapuato, Guanajuato.

Dos policías que aquella noche estuvieron de guardia han confesado que recibieron 30 mil pesos para permitir la fuga.

Entre los datos anunciados este martes ante el juez de control José Manuel González Zepeda, la agencia ministerial se refirió a diversos videos enviados al presidente municipal de Bahía de Banderas Jaime Alonso Cuevas Tello, en uno de los cuales aparecería Macías Valdés –de quien es padrino de matrimonio-.

A través de un video se le pedían “20 de los grandes”.

De igual forma, se anunció que en diciembre del 2018 Cuevas recibió en su casa al papá y la mamá de Macías, conversación que grabó y forma parte de las actuaciones de la causa penal 1795/2019.

Según fue citado, el papá de Chavita pidió al alcalde cinco millones de pesos para pagar el rescate.

Otro aspecto que insistió la representación ministerial corresponde a los estudios médicos, de criminalista y de psicología practicados al ex regidor, los cuales concluyen que resulta inverosímil su declaración de que permaneció encerrado en un cuarto de tres por cuatro metros, que ahí defecaba, y que sólo comía sardina, atún, galletas de animalitos y bebía agua.

Revisado unos días después de su reaparición, se concluyó que Macías no presentaba el estrés postraumático que correspondería a una persona que ha estado secuestrada y bajo encierro durante cerca de un año.

De igual forma, fue anotado que contrario a su dicho de que caminó horas y horas descalzo hasta llegar a una comandancia militar en Irapuato, misma que ha negado haber tenido contacto con él, la revisión médica no encontró lesiones en la planta de los pies.

La audiencia tuvo un receso al mediodía y continuó por la tarde, a petición de Macías, que previa consulta con sus abogados solicitó que en ese momento se resolviera su situación jurídica.

Fue vinculado a proceso por cohecho, simulación de secuestro, falsedad en declaraciones, y extorsión. Se le decretó la prisión preventiva, por lo que continuará recluido en la penal de Tepic mientras transcurre el juicio.

Se anunció un plazo de tres meses de investigación complementaria.

 Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com