Rodrigo González Barrios ¿por qué estorba tanto?

El atentado es un mensaje grave, al pretenderse acallar a uno de los principales denunciantes de actos de corrupción y otros abusos.

Si la noche del pasado 12 de diciembre Rodrigo González Barrios consiguió librarse de individuos  que portaban armas de fuego, en la colonia 15 de Mayo, la mañana de este lunes se produjo otro atentado a su persona mientras circulaba en un automóvil por el libramiento carretero.

Desde otro carro, aproximadamente a las ocho de la mañana, sujetos dispararon contra el personaje más visible de la Comisión de la Verdad, generándose un enfrentamiento contra sus dos escoltas, elementos de la Policía Municipal de Tepic.

González resultó con un rozón de bala en la parte trasera del cuello; su vehículo marca Honda continuó el trayecto hasta el hospital 1 del Seguro Social.

Horas más tarde, el fiscal General de Justicia Petronilo Díaz Ponce precisó que el vehículo de la víctima tuvo ocho impactos de bala. Circulaba en dirección al poniente por el carril de baja velocidad, cuando el carro de los atacantes rebasó por la izquierda.

El ex diputado local y federal por el PRD, partido que también lideró en Nayarit, precisó hace un mes: “no iban por el carro, iban por mí”, lo que se confirma con el ataque de este lunes.

En los últimos años, González Barrios ha encabezado la Comisión de la Verdad, animando la presentación de denuncias contra personajes presuntamente relacionados con actividades delictivas desde la función pública, vinculados al gobierno estatal anterior, entre los más visibles el ex gobernador Roberto Sandoval Castañeda, el ex fiscal Édgar Veytia, el actual magistrado administrativo Raymundo García Chávez “Mundito”, el transportista Carlos Saldate Castillón, o el caso de miles de juicios ficticios que sacudió al Poder Judicial del Estado y que mantiene a varios involucrados en prisión o, cuando menos, vinculados a proceso.

¿Por qué estorba tanto?

Rodrigo González no sólo ha denunciado a individuos con poder, sino que da seguimiento personal a las carpetas de investigación o a las audiencias judiciales. Anima la presentación de amparos.

Generalmente provisto de un paquete con semillas secas para calmar el hambre, se le ha visto dentro en las salas de oralidad por horas, acompañando a víctimas de delitos. En los recesos, habla con ellas.

Algunas personas han citado que sin la Comisión de la Verdad no se hubieran atrevido a denunciar los graves atropellos.

En los pasillos de salas judiciales se ha encontrado con imputados o con familiares y abogados de estos.

González no realiza anotaciones y, en ocasiones, cierra los ojos, lo que policías interpretan que está en sueño, pero les ha explicado que así se concentra mejor en el desarrollo de audiencias.

El vocero de la Comisión también ha tenido diferencias con autoridades actuales, reclamado especialmente la lentitud para llevar a juicio a Roberto Sandoval y a su ex secretario Mundito. Ha tocado, pues, asuntos de alto impacto que involucra a personas con poder. Si alguno de ellos fuera el origen del atentado, es algo que deberán precisar las autoridades.

Por el lado que se vea, la agresión resulta grave, al pretenderse acallar, a balazos, a uno de los principales denunciantes de actos de corrupción y otros abusos.

El mensaje es muy fuerte para quienes estarían en vías de formular denuncias similares, o bien en el desarrollo de las carpetas de investigación que aún no llegan a juicio.

 

 Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com