“Trabajar para salvar vidas es lo más preciado de este mundo”

Tepic.- A pesar de contar con más de 14 años de experiencia, la etapa más difícil para empezar la jornada de trabajo, es salir de casa y despedirse de su familia, aunque asegura que ellos son consientes que su labor siempre implica un riesgo. Esta es la historia de Francisco Javier Ayón Prado, Bombero perteneciente a Protección Civil de Nayarit.

Ayón Prado, recuerda que todo inició cuando tenía 15 años de edad, él pertenecía a un grupo de Scouts y una de las actividades que tenía que realizar para obtener una insignia, era prestar un servicio en alguna dependencia de gobierno, sin pensarlo, eligió hacerlo en el departamento de Bomberos del Estado.

Tras culminar su servicio social, continuó como voluntario de la corporación durante cuatro años, hasta que lo invitaron a trabajar de manera oficial.

“Fue tanta la emoción y el tipo de trabajo de aquel tiempo de los compañeros (…), terminé mis estudios y seguí y seguí insistiendo hasta que me dieron la oportunidad de ingresar oficialmente como bombero”, aseguró Francisco.

“Nuestro día inicia en casa, porque dejamos nuestra familia, en mi caso, mis hijas, mi esposa, mi madre, me preparo con uniforme, me alisto y me desplazo a mi estación (…) aquí empieza mi responsabilidad ante la sociedad, que es alistarme con el equipo y sobre todo personalmente con mis capacidades, con mis conocimientos para poder responsar a una emergencia”

Con más de 14 años perpetrando esta labor, ha vivido momentos que han marcado la vida, por ejemplo, el accidente que sufrieron sus compañeros en la autopista San Blas.

“Te pones a pensar bastantes cosas, pero sobre todo a valorar tu trabajo, porque el hecho de trabajar para proteger o salvar vidas, que es lo más preciado de este mundo, para nosotros es un valor indispensable por que nos hace autoprotegernos” expresó Ayón.