La historia del color azul de la UAN

* Muchas felicidades Universidad. En sus 50 años de vida, por las aulas de la casa de estudios hemos pasado miles.

En el marco de los 50 años de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), la inmensa mayoría de los habitantes del estado seguramente tenemos un vínculo directo, o de un familiar, con la casa de estudios.

A estos días, pero en 1981, este reportero ingresaba a primer año de la Preparatoria 13. Se nos impartían clases en las hoy instalaciones de la Unidad Académica de Contaduría y Administración (UACyA). Al año siguiente nos cambiamos a la esquina de P. Sánchez y Victoria, donde hasta la fecha continúa la Prepa 13.

De ese primer año me encuentro con algunos recuerdos: las dificultades para subir al camión en la esquina de México y Bravo, para poder llegar a la Ciudad de la Cultura, puesto que todas las mañanas había un enjambre de estudiantes, además de que los camiones ya venían llenos.

Ya en la UAN, me atraía ver los murales plasmados en la pared que da a un pasillo de distintas escuelas y, por encima de todo, el característico color azul, el azul universitario.

En esos años era rector Javier Germán Rodríguez Jiménez.

No imaginaba que 37 años después escribiría el libro

“GERMÁN RODRÍGUEZ: ASÍ LO VIVÍ”, una entrevista en la que el respetado maestro –fallecido en febrero de este año- me cuenta:

– ¿Cómo llega el color azul a la Universidad?

– Cuando estaba Petronilo –Díaz Ponce Abundis- en la Rectoría y yo como maestro de Derecho, me chocaban sus desplantes. Él tenía preferencia por el color naranja combinado con el negro y así se pintaron los edificios de la Universidad. Los uniformes de los equipos deportivos de la Universidad siempre eran naranja y negro.

“A mí alguien me comentó que ese color incita a la violencia, y como todos los días amanecían las aulas pintadas y con letreros injuriosos, entonces pensé en cambiarle el color para bajar los ánimos. Ésa fue la intención, con un color menos agresivo. Entonces compramos botes y botes de pintura color azul, que es el color actual, el mismo.”

Y respecto a los murales, señaló:

“En ese tiempo andaba gestionando unas becas en la SEP cuando me dicen si no me gustaría patrocinar algunos pintores de la Universidad, y pues claro que sí, y acordamos hacer murales en las escuelas. En ese tiempo, para los costos, firmamos un convenio como por 125 mil ó 150 mil pesos. Reuní a los pintores, que eran trabajadores del área de Difusión Cultural de la Universidad (…)

“Se entusiasmaron tanto que, había veces, les daban las nueve o diez de la noche y ahí andaban subidos en los andamios pintando, y no nos costó un solo centavo extra.”

El libro, que recoge la versión del maestro Germán sobre diversos temas que atañen a la Universidad y como servidor público, está a la venta en la librería de la Biblioteca Magna de la UAN.

En sus 50 años, la UAN ha vivido momentos difíciles que forman parte de su historia: la muerte de tres trabajadores en 1979, el incendio intencional del Edificio Administrativo en el 2017, o esta historia latente de sus difíciles finanzas.

Por sus aulas hemos pasado miles. Sus instalaciones se han acercado a distintas regiones. Hoy es semillero de deportistas, atletas.

Hace 50 años muchos no vimos, en razón de la edad, del tiempo, cuando el gobernador Julián Gascón Mercado impulsó la creación de la Universidad, animando la participación de todos con aquel Kilómetro de Plata.

Crecimos y ya estaba.

La mañana de este lunes 19 se recordará aquel momento con una valla humana, desde Palacio de Gobierno hasta el campo universitario.

Por estos 50 años, ¡muchas felicidades UAN!

Y gracias.

 Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com