¿Porqué nos gustan tanto los azúcares?

*Esto tiene una explicación científica y por ello el cuerpo pide más de lo normal.

Ingerir altas cantidades de azúcar, cuando este grupo debe ser consumido en menor cantidad por sus efectos negativos en la salud, es a causa de liberación de dopamina, una reacción química en el cerebro responsable de la felicidad.

Explica la nutrióloga Aranza Bejarano que la dopamina puede conducir incluso a trastornos de adicción con el consumo de azúcar. “La liberación de dopamina en el cerebro y a nivel general va a conducirnos a este estado de plenitud y de felicidad y justamente cuando estamos consumiendo el azúcar empieza ya lo que se relaciona con un trastorno de adicción que es el quiero más”.

Añade la especialista Bejarano que los azúcares simples o procesados pueden llegar a ser el doble de dañinos que los azúcares compuestos, es decir, las frutas y alimentos naturales que son necesarios para el organismo aunque en cantidad moderada.

La clave esta en tener en cuenta la cantidad de azúcar que se necesita y no exceder el consumo, por ello es importante acudir con un profesional.