Temen por sus vidas magistrado Marmolejo y juez Cervera, recluidos en penal de Tepic

* No prosperan revisión de medidas cautelares; se decide que tanto Marmolejo Coronado y Cervera López continúen en prisión preventiva.

Dos audiencias, celebradas por separado, solicitadas para la revisión de medidas cautelares respecto al magistrado Jorge Ramón Marmolejo Coronado y el juez Mario Alberto Cervera López, ambos suspendidos, no tuvieron cambio, por lo que continuarán en prisión preventiva, recluidos en la penal de Tepic.

Se trata de ex funcionarios judiciales a los que se atribuye un comportamiento indebido por el caso INFONAVIT-Poder Judicial de miles de juicios simulados.

Si un dato cabría destacar, es que los dos citados hablaron de situaciones de inseguridad que padecen, por lo que el juez de control José Manuel González Zepeda dio vista a la agencia del Ministerio Público para que se realicen las investigaciones.

En la sala 3 de juicios orales, a las 10:46 de la mañana inició la audiencia respecto a Marmolejo Coronado, sin embargo, el juez decidió que fuera privada, luego de escuchar argumentos de la defensa particular y del propio imputado que, explicó, a pesar de que ha pedido que sus datos personales sean reservados, en redes sociales fue divulgado su domicilio particular. Incluso, dijo, un familiar recibió llamadas de intento de extorsión –alguien le pidió una cantidad de dinero, a cambio de su libertad-, considerando entonces que podría existir un riesgo en su persona o de sus cercanos.

Por su parte, la agencia ministerial se pronunció a favor de la publicidad de la audiencia, estimando que ello haría más transparente la actuación del juez, de los defensores y de la propia Fiscalía.

Decidido que la audiencia fuera privada, se pidió al público asistente el abandono de la sala. Un policía estatal permaneció afuera para que nadie se acercara.

Alrededor de la una del mediodía se conoció que el juez negó el cambio de medidas cautelares.

Un dato que trascendió es que la defensa particular buscaba una negociación con Filiberto Villalobos Quintero, con el fin de que retirara la denuncia por fraude, pero no se materializó.

Marmolejo se encuentra en prisión desde el 28 de mayo pasado.

Finalizada la audiencia respecto al magistrado, se efectuó la concerniente a Mario Alberto Cervera López –donde Filiberto Villalobos también es víctima-, con un ingrediente: unos minutos antes, en el área de acceso al inmueble judicial, policías estatales cumplieron una orden de aprehensión dictada contra Wilbert Rodrigo Gamboa Hernández, abogado particular de Cervera y quien prácticamente todos los días asiste como profesionista en numerosos juicios. La Fiscalía le atribuye probable responsabilidad en el delito cometido por abogados, patronos y litigantes.

La detención fue comentada entre abogados que se encontraban en el lugar. Por ello, dos asistentes de Wilbert se presentaron al lado de Cervera, aunque ninguno se refirió en la audiencia a lo sucedido.

En el uso de la voz, Cervera López pidió al juez que cambiara la medida cautelar de prisión preventiva, comprometiéndose a que no se sustraerá de la justicia y, por el contrario, comparecerá “cuantas veces sea citado.”

Recordó que ya emitió una declaración a puerta cerrada y ello ha facilitado la investigación: “estoy en la mejor disposición.”

El imputado se sumó a sus defensores en el sentido de dejar su pasaporte y su visa.

De igual forma, consideró que su integridad física, su vida, podría estar en riesgo puesto que en la penal ha recibido “saludos” de internos a los que dictó sentencias condenatorias. De hecho, abundó sobre un caso en específico, donde un reo le expresó: “¡ah, tú eres el licenciado Mario, tú me sentenciaste a 39 años!…”

Cervera apeló a la “consideración” del juez, agregando que a Marmolejo y a él se les ha restringido, en la penal, aparentemente por motivos de seguridad, que vayan al área de “población”, donde está la cancha de futbol, para hacer ejercicio, una actividad que necesita porque desde hace 13 años padece hipertensión.

En otra parte de su intervención, Mario Alberto Cervera habló de problemas familiares que habrían influido para que una notificación no le haya sido comunicada hace meses, puesto que tiene domicilio en una casa diversa. Señaló que el propio juez ha ido a su vivienda, a lo que, más adelante, González Zepeda precisó que una vez estuvo ahí para cumplir una notificación oficial, no por otra razón, por lo que ello no impedía que conociera su asunto.

La medida cautelar de prisión preventiva no fue modificada.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en http://www.relatosnayarit.com