Hubo menos incendios en Nayarit, pero fueron más devastadores que el año pasado

* Más de 50 mil hectáreas resultaron dañadas por los siniestros forestales registrados en 2019; en 2018 fueron 83 incendios, pero solo 18 mil hectáreas devastadas.

Tepic.- Hubo menos incendios forestales en Nayarit en 2019, pero fueron el doble de devastadores que los del año pasado. Los 69 siniestros dañaron más de 50 mil hectáreas en la entidad, según los datos de la Comisión Nacional Forestal, mientras que en 2018 hubo 83 y 18 mil hectáreas

“La afectación que tuvimos aquí en el estado este año, sí fue prácticamente el doble de lo que tuvimos el año pasado. Esta temporada fue mucho más intensa que el año pasado, pero el numero de incendios fue mucho menor que el año pasado, andamos alrededor de debajo de 20 incendios, pero con más superficies afectadas”, explica Óscar Manuel Ramírez Torres, suplente legal de la Conafor en Nayarit.

Las condiciones climatológicas, zonas de difícil acceso, además de la acumulación de combustible, fueron los principales causantes de las más de 50 mil hectáreas afectadas.

Aunque el temporal de lluvias en el estado comienza en mayo, este tuvo un ligero retraso tanto en las fechas como en la intensidad, y fue también el causante de que la zona norte del estado sea la más afectada a causa de los incendios forestales.

“El municipio más afectado fue el municipio Del Nayar, ahí los usos y costumbres de las comunidades pues el fuego lo utilizan para limpiar sus parcelas, para limpiar sus coamiles y esto hace que con las condiciones climatológicas que teníamos en esos momentos pues se desataran y se salieran de control estos incendios; por debajo Del Nayar, está el municipio de La Yesca, entonces, entre estos dos municipios traemos alrededor del 90 por ciento de la superficie total afectada en el estado”, añade Ramírez Torres.

La Conafor ya trabaja en un proyecto de restauración y trabajo de establecimiento de plantas en los municipios más afectados, así como en el cercado de las áreas restauradas para evitar la entrada de ganado y con esto garantizar la sobrevivencia de esas plantas.