Descubre las ventajas de vender por Internet mediante dropshipping

Comenzar a vender por Internet sin disponer de un establecimiento físico ya abierto es una tarea bastante complicada. El individuo debe tener un almacén en el cual poder guardar los productos que ofrece a los clientes en su página web, lo cual conlleva una serie de costes, y también tendrá que invertir en stock.

El empresario debe encargarse de controlar los pedidos, los medios para facturar y toda la administración, así como de negociar con las empresas de transporte para que estas se encarguen de llevar los productos a los clientes, aunque hasta que no alcance cierto volumen de pedidos no conseguirá buenas ofertas.

Como se puede comprobar, vender productos por Internet no es tan fácil como a priori podría parecer. Se requiere de mucho esfuerzo, dedicación, tiempo y dinero. Sin embargo, hace ya algunos años surgió un modelo de negocio online de lo más rentable: el dropshipping, para el cual no se precisa de apenas inversión.

¿Qué es el dropshipping?

El dropshipping soluciona los gastos relacionados con el almacenamiento, stock y transporte, lo cual ya es un alivio para el empresario. Por este motivo, no es de extrañar que esta modalidad de negocio online se haya vuelto tan popular durante los últimos años. No obstante, todavía hay muchas personas que desconocen qué es el dropshipping y cuáles son sus ventajas.

El dropshipping es una estrategia de ventas mediante la cual el minorista ofrece en su sitio web los productos de uno o varios proveedores, quienes se encargarán del almacenaje y stock de la mercancía, así como de la preparación, empaquetado y envío de esta a los clientes en su nombre.

¿Cómo funciona el dropshipping?

Cuando un cliente lleva a cabo un pedido en la página web y realiza el pago, el propietario del negocio de dropshipping recibirá una notificación, ya sea en su correo electrónico o en su cuadro de control. Acto seguido tendrá que ponerse en contacto con el proveedor para comunicarle el pedido e indicarle la dirección de envío del cliente. A partir de ahí todo queda en manos del mayorista.

Hay que tener en cuenta que algunos proveedores querrán ser pagados al momento. Por lo tanto, el individuo tendrá que disponer de algo de efectivo, ya que aunque el cliente haya realizado el pago, puede que el dinero tarde en llegarle.

Por otro lado, se aconseja llegar a un acuerdo con los proveedores para que envíen el producto sin albaranes ni publicidad, ya que aunque algunos trabajen así, a otros habrá que indicárselo. El dueño de la tienda de dropshipping no querrá correr el riesgo de que el proveedor le quite a sus clientes.

Descubre cuáles son las ventajas del dropshipping

Gracias al dropshipping, el individuo podrá comenzar a vender productos por Internet sin realizar apenas inversión. Además, como estos no pasan en ningún momento por sus manos, ahorrará dinero en infraestructura y stock. También podrá despreocuparse de la parte logística y centrarse únicamente en la parte comercial.

Otra de las ventajas de poner en marcha una tienda de dropshipping es que el propietario podrá llevar a cabo todas las gestiones de manera online. Por lo tanto, siempre que cuente con un dispositivo con conexión a Internet podrá llevarse su negocio a todas partes.

El dueño del comercio electrónico podrá ofrecer un amplio catálogo de productos a sus clientes, el cual siempre estará actualizado. Lo mejor es que investigue cuáles son los productos más demandados por los usuarios. Posteriormente podrá utilizar plataformas como Oberlo para encontrarlos e importarlos a su tienda online.

Todo el dinero que se ahorra puede invertirlo en publicidad. De esa forma logrará que sus primeras ventas se produzcan más rápidamente. También cabe indicar que en muchos casos el proveedor se encargará tanto de la devoluciones como del soporte.

Consejos a tener presente para vender mediante dropshipping

El individuo tiene que asegurarse de que el proveedor elegido es responsable y cumple con los tiempos de envío acordados. Este también debe ofrecerle un buen margen de beneficio, de lo contrario ganará muy poco dinero. Lo idóneo es que este margen sea del treinta por ciento. Si el dueño de la tienda consigue menos, obtendrá pocos beneficios y se quedará con muy poco margen para imprevistos.

Se recomienda tener varios proveedores en la reserva, pero solo trabajar con uno de cara al público. Por ejemplo, si un cliente compra varios artículos que pertenecen a dos proveedores diferentes, este solo pagará unos gastos de envío, pero el propietario del comercio electrónico tendrá que pagarlos dos veces. Los proveedores de reserva son de gran utilidad si el cliente pide algo de lo que no dispone el principal proveedor.

Por último, se aconseja no ofrecer todo el catálogo desde el comienzo, lo mejor es empezar por aquellos productos que se venden mejor e ir ampliando después. Con el fin de diferenciar sus artículos de los de la competencia, lo ideal es que el individuo personalice la descripción, imágenes, precio y otros conceptos de cada producto.