Doña Esperanza no festeja el Día de las Madres; no hay dinero ni para pastel

* Cada sábado tiene que "estirar como chicle" el dinero que le dan sus hijos albañiles, y vive en una humilde casa con techo de lona y donde desde hace años, no hay luz,

La señora Esperanza Carrrillo, de 69 años, no festeja el Día de las Madres, ¿la razón? en su humilde casa, donde vive junto a sus tres hijos albañiles y dos nietos en la colonia 2 de Agosto, no alcanza ni para una rebanada de pastel.

Su vivienda, tiene un lecho de lona y una fachada con ladrillos apilados, y cada sábado tiene que “estirar como chicle” el dinero que le dan sus hijos; “lo bueno que somos unidos”, cuenta para NTV.

Desde hace seis años no hay electricidad en su hogar, además de que que carecen de agua potable.

Madre de ocho hijos, Esperanza ha sufrido por la muerte de dos de ellos, una niña y un hijo que fue asesinado, mientras que otro está en prisión; desde hace cinco años es viuda, y recuerda con nostalgia que su esposo enfermo se lamentaba por no poder darle una vivienda digna.

Esperanza es madre de ocho hijos, 4 hombres y tres mujeres, una de ellas muy pequeña murió, de sus hijos a uno se lo mataron y otro está en la cárcel, hace 5 años quedó viuda y desde entonces ha sobrellevado poco a poco las circunstancias de la vida

“Aquí me dejó mi esposo en paz descanse, nosotros teníamos la casita de allá dentro y era pura lámina y cartón y toda se nos mojaba, y el ya estaba enfermito y él me decía: ‘prieta lo que más me duele es no poder arreglarte tu casita, mira como se moja todo'”.

Para Esperanza, el Día de las Madres solo es una fecha más en su calendario.