La UAN no ha recibido ninguna solicitud para regresar recursos a la federación, asegura Rector Peña

La Auditoría Superior de la Federación no señaló desvío de recursos, se informó hoy.

Después de que medios nacionales informaran sobre las observaciones realizadas a la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN) por la Autoría Superior de la Federación (ASF), el rector de esta máxima casa de estudios puntualizó que no se ha recibido una sanción o solicitud para reintegrar el recurso.

Esclareció que el informé presentado con anterioridad a la Cámara de Diputados se establecieron las siguientes observaciones:

317.1 millones de pesos que corresponden al pago de nómina de jubilados por un monto de 188.2 millones de pesos; pagos de recargos y actualizaciones al IMSS y SAT por 29 millones y pago de deuda pública al Banco Interacciones por 105.9 millones de pesos.

“Lo que nos observa la ASF no es algún desvío de ese recurso, sino que desde su consideración la universidad no puede pagar con recursos federales estos tres conceptos; como ustedes podrán entender el presupuesto de la Universidad en un 84% se compone por recurso federal y un 16% por presupuesto estatal, obviamente desde ahí estamos muy apretados en nuestro gasto, por lo tanto con la responsabilidad que esto implica, por ningún motivo podríamos de dejar sin salario a los jubilados”, señaló Ignacio Peña en rueda de prensa. 

En su mensaje ante medios locales, refirió al pago de la deuda pública, en el que se dejó como garantía el subsidio federal, establecido en el contrato con el Banco Interacciones, situación que se encuentra inamovible porque podría generar mayores afectaciones.

Adelantó también que se entregó un oficio ante la SEP para solventar el recurso que indica la ASF de los 317.1 millones de pesos; en relación a la segunda observación de 112 millones de pesos se refiere a gasto operativo, nómina y proyectos anteriores. 

“Entiendo que el volumen que se maneja y para los ciudadanos, como somos nosotros de a pie, 112 millones de pesos es un mundo de dinero, pero en el caso particular del presupuesto de la institución estamos hablando del 8% del presupuesto de la institución, es decir, que de cada 100 pesos, ocho nos están observando, para dimensionar bien el problema; 92 pesos de cada 100 si están siendo aceptados por la ASF de como los gastamos”, agregó. 

Peña reconoció que existe una complejidad para comprobar la observación de 34 millones de pesos destinados a proyectos anteriores y vinculadas a la segunda observación que realizó el órgano federal; explicó que en una cuenta bancaria depositan recursos federales, estatales y propios y de ahí se dispersa, lo que genera la dificultad para su comprobación; ante esta situación el rector asegura tomar absoluta responsabilidad de este hecho.

“Cometemos entrecomillado un error nosotros como administración, porque lo que nosotros hacemos es lo que tipifica la Auditoría Superior de la Federación como ‘mezcla de recursos’, en una cuenta bancaria o en varias cuentas bancarias depositamos recurso federal, recurso estatal y recurso propios y de ahí dispersamos, eso provoca, la dificultad para la comprobación porque después no se sabe que pagamos con lo federal, que pagamos con lo estatal  y que pagamos con recursos propios y ahí fue la complejidad que tuvimos”.