Comisionado “fifí” del INAI, sin calidad moral para hablar de desigualdad social menos de corrupción

Tomemos la palabra al “ilustre” nayarita Joel Salas. Construir un México que controle mejor la corrupción, está proponiendo en pleno éxtasis por sus lecturas de inicio de año.

Que el juez por su casa empiece. El Comisionado de Transparencia “fifí” pertenece a la burocracia dorada con un sueldo de casi 200 mil pesos mensuales, por arriba del Presidente de la República.

Es decir, además de los 194 mil 708 pesos mensuales de ingreso bruto; 4 mil pesos mensuales de vales de gasolina, y 2 mil 500 pesos de teléfono celular, Joel Salas y sus colegas comisionados tienen una bolsa de 11 mil 460 pesos mensuales para gastos de un vehículo personal.

Sin embargo, el comisionado “fifí” pide un México y un Nayarit “más justo, menos desigual, inseguro y en el que controlamos mejor la corrupción”.

Entonces, que Salas recorte su ingreso y contribuya a un México menos desigual fijándose un salario de un maestro de educación básica, una enfermera o un médico.

Bienvenida la propuesta de Salas: Sepultemos al México de los privilegios, porque los privilegios son producto de la corrupción. Un México de derechos es el México de la honestidad.

Así, comisionados con sueldos razonables tendrán la calidad moral para perseguir la corrupción.

Con sueldos ofensivos no piden hablar de la soga en la casa del ahorcado.