¿Cuántas mujeres piden ayuda diariamente en Nayarit por violencia en el hogar?

Desde violencia extrema hasta agresiones que son consideradas como menores.

Tepic.- Por día, el Centro de Justicia Familiar de Nayarit, recibe a 13 mujeres que buscan asesorías porque son violentadas en el hogar. Aunque no todas son víctimas de violencia extrema, que es la violencia física que pone en riesgo la vida de la mujer y su familia.

“Cuando se es víctima de violencia familiar se atienden y se les da asesoría médica, psicológica y desde luego la asesoría jurídica donde se formulan las querellas o las denuncias”. comentó  Maby Silva Guzmán quien es Directora del Centro de Justicia Familiar de Nayarit y además agregó.

“Estamos teniendo violencia extrema en mujeres jóvenes pero al final son las que más denuncia, porque es la parte de donde ellas están analizando qué es la parte de donde las podemos proteger”.

Las mujeres que son vulnerables y que su vida está en peligro, son llevadas a un albergue temporal en Nayarit, pero sí es necesario, es llevada a un albergue fuera del estado.

“Cuando ellas tienen un lugar a donde irse lo que hacemos es apoyarla por conducto de policía para que vayan por sus pertenencias y no exponerlas si el agresor todavía está en el domicilio”, señaló la directora.

Con el uso de las nuevas tecnologías, ha surgido una nueva forma de violencia que se suma a la psicológica.

“Los teléfonos están siendo un factor importante con la violencia psicológica. En ocasiones el agresor está viendo a su pareja y la está monitoreando que no esté en línea en WhatsApp, ellas tienen que estar apagando los datos para que no las estén vigilando que están en línea porque luego les dicen -¿Con quién estás hablando? o ¿Con quién te estás escribiendo o mandando mensaje? concluyó.

Cabe mencionar que hay mujeres que retiran las denuncias ante el Juez, pero cuando se trata de violencia extrema, los casos se siguen de oficio.

Otro dato importante para tomar en cuenta es que la denuncia la puede interponer un familiar, ya que en ocasiones la víctima no se atreve a acudir ante las autoridades para solicitar ayuda.