El de Milton-incendio en la UAN, uno de los juicios más esperados

Tepic.- Milton Arturo Romero González, a quien la Fiscalía General del Estado (FGE) achaca que dio la orden para que fuera incendiado el Edificio Administrativo de la Universidad Autónoma de Nayarit (UAN), que albergaba a las secretarías de Finanzas y de Docencia, la madrugada del 19 de febrero del 2017, compareció a una primera audiencia de formulación de imputación dentro del expediente 927/2018, ante el juez de control César Octavio García Torres.

Aprehendido en Guadalajara este sábado y recluido en la penal de Tepic, Romero fue presentado en la sala 1 de juicios orales, en la que se le vio aparentemente relajado, vistiendo pantalón de mezclilla, sudadera blanca y tenis.

Los 20 lugares de la sala destinados al público fueron ocupados. Dos policías estuvieron de este lado, mientras que otros dos junto al imputado.

– ¡Sí, adelante! –expresó Romero cuando el juez le cuestionó si ya le habían explicado sus derechos y si sería representado por dos abogados particulares que lo acompañaban.

De igual forma, se reservó el derecho de emitir declaración sobre los cargos.

Programada a las 11 de la mañana, la audiencia inició a las 12:08 para finalizar minutos antes de las tres de la tarde. Una buena parte del tiempo lo utilizó la agencia del Ministerio Público para anunciar numerosos datos, como la declaración de vigilantes de la UAN que trabajaron la noche del siniestro, los que pidieron permiso o los que se ausentaron sin previo aviso, mandos del área de seguridad, apoderado legal, peritajes, entre otros.

Como una estrategia de la defensa, el imputado solicitó que el auto de vinculación se resolviera en ese momento, sin necesidad de ampliar el término.

Mientras la representación de la Fiscalía General solicitó la vinculación a proceso por el probable delito de daño en las cosas agravado por incendio en archivo público, escuela y/o edificio público, la defensa particular pidió la no vinculación para su cliente. En especial se refirió a la versión de un individuo que en mayo del 2018 involucró a Milton y a otros sujetos en el incendio, pero un mes después falleció de manera violenta, cuestionando entonces cómo podría vinculársele con el testimonio de una persona que ya está muerta.

Por su parte, la agencia ministerial había anunciado que Milton está involucrado en otro expediente por los delitos de ejercicio indebido de funciones, peculado y enriquecimiento ilícito, a propósito de las millonarias transacciones que se hicieron a la UAN en la época del rector Juan López Salazar, un asunto del que, se deduce, próximamente se realizará la audiencia de imputación.

De acuerdo con la explicación del juez García Torres, en este momento no se está resolviendo el fondo del asunto respecto al incendio, sino que, con los datos de prueba, se autoriza la continuación de la investigación a través del auto de vinculación a proceso.

Añadió que aun cuando ya esté muerto uno de los testigos, existe coincidencia con otros datos ya expuestos. Además, recordó que dos de los imputados, actualmente presos, son sobrinos de Milton, a uno de los cuales se atribuye haber participado directamente en el incendio, mientras que otro, asignado a la vigilancia del Edificio Administrativo, faltó a trabajar esa noche y, según la Fiscalía, prestó las llaves del inmueble para facilitar el ingreso.

Para el juez, hay indicios razonables en contra del imputado, como probable coautor del ilícito, por lo que dictó el auto de vinculación, recordando que la resolución admite el recurso de apelación ante una instancia superior.

Más adelante, García Torres señaló que la utilización de material explosivo, como fue en el caso la gasolina, obliga al dictado de la prisión preventiva de manera oficiosa. Ello, en razón de que la Fiscalía solicitó tal prisión mientras dura el proceso, en tanto que la defensa proponía una firma cada semana, una garantía de 300 mil pesos y la prohibición de que su cliente salga del estado.

El asunto quedó en prisión preventiva, por lo que Romero permanecerá en la penal de Tepic mientras continúa el juicio.

Y en cuanto al plazo de investigación complementaria, se decidió mes y medio, tiempo en que la agencia ministerial y la defensa podrán dialogar con miras a encontrar una salida alterna al asunto.

– No, está bien juez –respondió Milton cuando se le preguntó si quería hacer una última manifestación.

 

 

Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com