Raúl Mejía: gobernantes y funcionarios deben actuar con integridad pública

• "La corrupción es un cáncer corrosivo que frena a la sociedad", dijo el delegado estatal de Movimiento Ciudadano, quien expresó que los gobernantes deben tener ética para acabar con ella.

Tepic.- Raúl Mejía, delegado estatal del partido Movimiento Ciudadano, expresó que los gobernantes y servidores públicos deben manejarse con ética y valores para lograr una mejor sociedad y un mejor gobierno, además de actuar con integridad pública para acabar con la corrupción que “corroe a la sociedad”.

Mejía, mencionó lo anterior durante la inauguración del Seminario Jóvenes y Políticas, celebrado recientemente en el Hotel Nekié de Tepic.

Asimismo, dijo que las políticas públicas y la aplicación de recursos, tienen que ser transparentes y buscar el bien común por encima de intereses personales, por lo que subraya, es indispensable la participación ciudadana para exigir a las autoridades de todos los niveles.

En su ponencia “Participación Política, Ética y Democracia”, Raúl Mejía indicó que México es de los países peor evaluados en materia de corrupción, pues ocupa el lugar 135 de 180 países de acuerdo a Transparencia Internacional.

La corrupción nos cuesta muy cara y es un cáncer corrosivo que frena el crecimiento y desarrollo: la corrupción detiene la inversión, y si no hay inversión no hay empleo, si no hay empleo no hay consumo, pues las personas no tienen ingresos para cubrir sus necesidades básicas, y entonces aumentan la desigualdad y el descontento social que es lo que ocurre en este momento”.

En cuanto a la participación política, expresó que por la corrupción y abusos desde el poder, los ciudadanos se sienten cansados y enfadados de la política y no quieren saber nada de ella.

“Pero la participación política es fundamental si queremos salir adelante. Estamos en una etapa donde la sociedad se nos está desmoronando y debemos tener conciencia que si no hacemos algo entre todos los ciudadanos para cambiar las cosas para bien, vamos a pagar las consecuencias”, agregó Raúl Mejía.

Aseguró que la democracia en México tiene costos altísimos por la desconfianza ciudadana, pues “existen más controles electorales que en cualquier parte del mundo. Existe tanta desconfianza en los procesos electorales que necesitamos invertir mucho para devolverle la confianza en las elecciones a la ciudadanía”.

Por último, definió a la democracia como “una motivación permanente para intervenir en la política, y si queremos que las cosas vayan bien, hay que participar, criticar pero también construir”.