Hombre y mujer quemados vivos en Hidalgo eran padres de tres niños

• El alcalde de Tula los describió como una familia normal, y no había referencia de que se dedicaran a delinquir.

El hombre y la mujer quemados vivos por habitantes de Santa Ana Ahuehuepan, municipio de Tula, Hidalgo, eran padres de tres niños, según informó Pedro Porras, alcalde de Tezontepec de Aldama, donde residía la pareja.

De acuerdo a declaraciones del presidente municipal, citadas por el diario El Universal, vecinos le dijeron que las víctimas eran una familia normal, y eran originarios de Chihuahua y Estado de México.

Trascendió que vivían en Hidalgo desde hace dos años, cuando llegaron junto a sus tres hijos ahora huérfanos.

El primer edil dijo que no se tenía referencia de que los finados se dedicaran a delinquir; fue el jueves cuando pobladores de Santa Ana Ahuehuepan los lincharon.

Reportes de prensa señalan que ambos acudieron a dicha comunidad por cuestiones de trabajo, pero fueron confundidos como supuestos robachicos, suceso similar al ocurrido en Acatlán de Osorio, Puebla, donde un campesino y su sobrino estudiante fueron quemados vivos, de quienes también pensaron eran ladrones de menores.

Nota relacionada:

Otros dos acusados de “robachicos” son quemados vivos, ahora en Hidalgo