Ciudad del Valle, primer lugar en consumo de alcohol en las calles

• La colonia Zitacua presenta altos reportes de drogadicción, mientras que la zona de Las Canteras en pandillerismo, informa el director de Prevención de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. • En marcha el Agrupamiento Femenil Cisne en el centro de Tepic, integrado por mujeres.

Tepic.- Si pudiera pensarse que el delito que más se reporta en Tepic a la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) es el de robo, resulta que no es así, puesto que lo supera y con mucho el de la violencia intrafamiliar.

El dato es compartido por Manasés Langarica Verdín, director de Prevención del Delito de la SSPM; considera que esa situación es donde el Estado debe trabajar a profundidad, ya que el niño empieza a tener contacto con la violencia, en ocasiones extrema.

Langarica cuenta con una maestría en criminología y para su tesis se entrevistó con 237 internos del Centro de Internamiento y Reintegración Social para Adolescentes (CIRSA), obteniendo resultados de vínculo con la violencia de la mayoría de ellos desde temprana edad.

Por ello, insiste que la tarea de prevención debe iniciar en la familia, en el nivel básico escolar, en las colonias, y remata: “no voy a ir a hacer prevención a un campamento de sicarios”.

Precisamente en las colonias, ejidos, en escuelas de preescolar, primaria y en algunas secundarias, realizan un programa de prevención del delito, con orientación a los niños desde cómo cruzar una calle o el que en las colonias se organicen para convertirse en “vecinos vigilantes”.

CIUDAD DEL VALLE Y EL ALCOHOL

De acuerdo con Langarica Verdín, el fraccionamiento Ciudad del Valle cuenta con el primer lugar en el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública, según los reportes que recibe la SSPM.

Considera que ello se debe no sólo al gran número de negocios ubicados en Ciudad del Valle donde se venden tales bebidas, sino a que es alta la cultura de la denuncia entre los colonos.

Consumir alcohol en la calle es una falta administrativa y la policía debe detener a los responsables y aplicarles una multa.

Las avenidas De la Cultura, España y especialmente Del Valle, entre otras, todos los días atraen a cientos de personas por los restaurantes y otros negocios que venden bebidas alcohólicas.

Langarica acepta que para disminuir esa problemática debe haber una mayor participación del área de fiscales, que supervisa el horario de funcionamiento de los negocios. Muchos de los reportes se efectúan a altas horas de la noche y el consumo de bebidas es acompañado por música a alto volumen en vehículos.

Por su parte, la colonia Zitacua –donde viven mayoritariamente familias indígenas- presenta un alto porcentaje de denuncias por drogadicción en la calle, en tanto que la zona de “Las Canteras” tiene el primer lugar en reportes por pandillerismo, riñas callejeras.

Explica que, en los casos de drogadicción, la dirección de Prevención hace contacto con familiares del involucrado y se les orienta para que, en lo posible, sea ingresado a un centro de rehabilitación.

Manasés Langarica no escapa a la situación de que se debe trabajar de manera integral para la disminución de diversos delitos: por ejemplo la importancia de contar con una ciudad bien iluminada, el continuar con operativos para detectar conductores que manejan bajo la influencia de alcohol, o insistir para que el motociclista use casco, igual que algún acompañante, pero detener su marcha cuando trasladen a otras personas sin casco y, más riesgoso aún, a niños sin esa protección.

En cuestiones de prevención del delito, dice, “tenemos un mundo de cosas por hacer”; ejemplifica que en las escuelas integran a alumnos para que sean “guardianes escolares” y denuncien cuando se comete bullying.

EL GRUPO CISNE

Una veintena de mujeres policías, distribuidas en parejas, caminan todos los días en calles del centro de Tepic, de ocho de la mañana a ocho de la noche, se entrevistan con comerciantes, levantan un censo y les ofrecen el número 1813683 de la Secretaría de Seguridad para una pronta reacción ante un robo o asalto.

Es el Agrupamiento Femenil Cisne, una de cuyas agentes hace unas semanas detuvo a un asaltante de BanCoppel.

Según el apunte de Manasés Langarica, un aspecto que debe cambiar en el policía es que entienda que su trabajo no sólo “es llegar a echar chingadazos”, sino que sepa tener contacto social, convertirse en un “policía de proximidad” y aprenda al uso racional de la fuerza, donde el primer nivel es su presencia física: el que se le vea bien alineado, con uniforme y zapatos limpios. “Su sola presencia tiene que generar un impacto”.

El equipo Cisne pretende ser una reacción rápida ante algún atraco en el centro de Tepic, o bien, con su presencia, ahuyentar a delincuentes.

* Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com