Efraín el de la “carnita asada”, lucha contra la pobreza y problemas de salud

• Ahora que se volvió famoso, muchos se quieren colgar de él y aprovechar su imagen.

En los últimos días, usuarios en redes sociales han sido testigos del surgimiento de otro fenómeno viral: se trata de Efraín, quien se hizo famoso tras aparecer en un vídeo en donde pregunta si “¿Se va a hacer o no se va a hacer la carnita asada?”.

Lo que muchos no saben, es que “Franciskin”, como también es conocido, ha luchado contra la pobreza y problemas de salud, relata el diario El Universal, que pudo contactarse con la familia de Efraín.

La señora María Febronia, madre de Efraín, contó para el periódico de la Ciudad de México las batallas que han librado en su humilde familia; ellos tienen su casa en la colonia La Hacienda de Las Flores, en Hermosillo, Sonora.

A los 9 años, Francisco Efraín Romero Chaidez fue atropellado por un vehículo mientras corría por una pelota, y ese accidente le costó permanecer en coma durante un mes; cuando despertó, no podía hablar ni caminar, volvió a usar pañales y debió ser cuidado por sus padres, hasta que se recuperó, pero con secuelas.

Actualmente, “Franciskin” padece de sus facultades mentales y sufre de epilepsias, y aún así, de joven se fue a trabajar a los campos del municipio de Caborba, donde sufrió un accidente en el vehículo que llevaba a los trabajadores; una volcadura mató a todos, menos a Efraín.

En el reportaje de El Universal, se dio a conocer que Efraín trabaja en un semáforo del bulevar Serna, cerca de su casa, y cuando los automovilistas lo reconocen, le dan dinero para grabarse con él, pidiéndole que diga su famosa frase.

Ahora que es reconocido, mucha gente lo busca para pedirle una selfie y vídeo, y hay quienes le llevan dinero, ropa o despensa para ayudarlo, aunque su mamá dice que ellos no se quieren aprovechar de la fama de Efraín.

Un sobrino de “Francisckin”, asegura que hay quienes también han actuado “con crueldad, oportunismo y vileza”, al querer colgarse del furor por “la carnita asada”.

Sus familiares lo cuidan y no dejan que ande solo por la casa, porque han visto vídeos en donde hay gente que lo hace fumar mariguana o consumir cocaína, y hay empresarios que lo contactan para que haga comerciales con ellos, pero sin paga; hay carnicerías que le piden ir a sus establecimientos y le dan, cuenta El Universal, “cualquier cantidad de dinero, unos cuantos kilos de producto y verdura”.