Ciudad de México.- Un recién nacido fue encontrado muerto en el paraje La Cueva, a un costado de la carretera federal Toluca-Tenango del Valle, municipio de Santa María Rayón, Estado de México.

Según el portal informativo A Fondo, el cuerpo del niño fue parcialmente devorado por perros y fue hallado a la altura del kilómetro 17, frente a los arcos que la Secretaría de Seguridad del Estado de México instaló en la zona.

Residentes del lugar alertaron a las autoridades de la presencia de un cuerpo y al acercarse se percataron de que era un bebé recién nacido.

Policías estatales y municipales, además de paramédicos acudieron a la zona y notificaron al Ministerio Público.

De acuerdo con versiones oficiales citadas por A Fondo, los perros desprendieron un brazo y la cabeza al bebé.

La Fiscalía General de Justicia del Estado de México inició una carpeta de investigación por este caso, con el fin de dar con los responsables.

Empleados del Servicio Médico Forense realizaron las diligencias en la zona y trasladaron los restos al anfiteatro para efectuar todos los estudios correspondientes.