Campaña de Peña Nieto habría recibido dinero de empresa ligada a corrupción

• La agrupación Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, revela mediante una investigación que la brasileña Braskem, habría hecho tres transferencias de 1.5 millones de dólares.

El Presidente Enrique Peña Nieto recibió al empresario brasileño Marcelo Odebrecht en la residencia oficial de Los Pinos, en octubre del 2013. FOTO: CUARTOSCURO

Ciudad de México.- Una investigación de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, revela que la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en el 2012, fue apoyada por la empresa Braskem, filial de la brasileña Odebrecht, de acuerdo a lo que delató Carlos Fadigas a las autoridades de Brasil, quien era director de la compañía.

Braskem, está vinculada a un caso de corrupción internacional conocido como “Lava Jato”, que Fadigas intenta esclarecer.

“Acompañamos de tiempo completo toda la campaña del PRI, del partido PRI, y del actual presidente Enrique Peña Nieto. No solo de él, sino también de su equipo”, dijo Carlos Fadigas en una reunión privada que tuvo en enero del 2013 con inversionistas.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, señala que Braskem hizo tres transferencias de 1.5 millones de dólares a Latin America Asia Capital, la cual contaba con sede en Islas Virgenes y vinculada a Emilio Lozoya, ex director de PEMEX y que habría recibido sobornos de Odebrecht.

Lozoya fue coordinador de Vinculación Internacional de la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto.

Añade Mexicanos contra la Corrupción, que Odebrecht transfirió 3 millones 140 mil dólares en siete depósitos a la empresa presuntamente vinculada a Lozoya para pagar supuestos favores.

Braskem, es actualmente investigada por financiar campañas electorales no solo en Brasil y México, sino también en Argentina, ya que habría aportado dinero para el actual presidente Mauricio Macri.

También, Mexicanos contra la Corrupción indica que Marcelo Odebrecht, se ha reunido cuatro veces con Enrique Peña Nieto, incluso desde el 2010, cuando el ahora presidente mexicano era gobernador del Estado de México y ya se vislumbraba como candidato presidencial.