Tlaxcala.- Policías de estatales realizaron un operativo para detener a un vehículo donde aparentemente iba una persona secuestrada, que al final resultó se trataba de una inocente broma de Día de Muertos.

Los elementos emprendieron la persecución para detener al conductor de la unidad, pues de la cajuela sobresalía una mano y se pensó que dentro del vehículo podría venir una persona plagiada, al final resultó ser de plástico.

Fue una llamada a la central de emergencias 911 lo que alertó y los agentes estatales detuvieron a un vehículo Aveo, color gris y con placas de la Ciudad de México, que viajaba con dirección a la cuidad de Apizaco.

Autoridades le dieron alcance a la altura de San Benito Xaltocan, municipio de Yauhquemehcan.

Los efectivos comprobaron que se trataba de una mano de plástico y el propietario afirmó que la colocó a propósito, pues se aproxima la temporada festiva de Día de Muertos y Halloween.

Luego de realizar una inspección General a la unidad y descartar cualquier ilícito, permitieron seguir su camino al automovilista.