7 enfermeras y un camillero buscan histórica base en  Servicios de Salud de Nayarit

* Las profesionistas que trabajaron durante años como “suplentes”, luchan por obtener una base mediante una sentencia laboral.

Tepic.- Siete enfermeras y un camillero buscan sentar un precedente en Nayarit y, tras años de trabajar como suplentes en el Hospital General de Tepic, acceder a una base por medio de una sentencia laboral.

El pasado 10 de enero, las enfermeras Julia Andrade Partida, Xóchitl Sagrario Reynoso, Emilia Plata, Cristina Quezada, Adela del Real, Anahí Hernández y Belén Richardi, fueron despedidas verbalmente al igual que el camillero Aldo Salvador Becerra, con el argumento de que se trataba de una medida jurídica en razón de que tramitaron una demanda en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje número 5.

Señalan la crítica situación que enfrentan en sus familias puesto que se les adeudan 24 quincenas, a pesar de que el 12 de enero abordaron al gobernador Antonio Echevarría García y éste dio la orden para que se les pagara.

Irónicamente convertidas en “suplentes de base”, los nombres de las enfermeras y del camillero ya fue borrado del checador del hospital. Se les dejó de asignar tareas con pacientes, aunque siguieron presentándose durante un mes a sus jornadas de siempre: 12 horas en sábado, domingo y días festivos, de siete de la mañana a siete de la noche.

Agobiadas por la difícil situación económica, indican que enfrentan la frustración, impotencia, daño psicológico, puesto que en los últimos años han visto que personas sin antigüedad fueron basificadas en los Servicios de Salud.

Una de las profesionistas agrega que consiguió trabajo sacando copias fotostáticas, mientras que otra labora en una cocina económica o en el aseo de una casa. Igualmente se emplean en el cuidado de algún enfermo.

Ahora esperan que el gobernador las escuche para que entienda la problemática, y es que, insisten, mientras ellas han trabajado años como suplentes, otros fueron basificados sin ningún mérito.

Señalaron que la demanda laboral fue presentada en la parte final del gobierno anterior, aunque habría sido notificada a la actual administración, que ahora pretende desconocerlas.

El caso de las siete enfermeras y el camillero es seguido con atención al interior de los Servicios de Salud. Se preparan con testigos y documentos para acreditar que tenían mucho tiempo laborando y, por lo tanto, con derecho a una base laboral.

Estiman que en los distintos hospitales de los Servicios de Salud podría haber más de 700 suplentes que llevan años con esa situación.

* Esta información es publicada con autorización de su autor.
Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com