Nayarit, cien años con diputados locales; los primeros recibieron $5 diarios por redactar la Constitución

La última semana de 1917, quince varones se reunieron en Tepic para calificar su propia elección como diputados locales y la del primer gobernador constitucional de Nayarit.

Los reunidos se consideraban presuntos diputados por haber obtenido, el 24 de noviembre, mayoría de votos en sus respectivos territorios electorales y, conforme a la convocatoria a elecciones suscrita por el gobernador provisional Jesús M. Ferreira, debieron sostener el 12 de diciembre una primera reunión preparatoria.

El 25 de diciembre, los quince se erigieron en Colegio Electoral para determinar si se habían cumplido los requisitos de su elegibilidad y si podía declararse legalmente válido el proceso electoral en el que ellos mismos habían participado. Dicha figura del Colegio Electoral estaba prevista en la Constitución mexicana de 1917.

Tras la deliberación de los primeros dos días, el Colegio Electoral declaró legalmente válida la elección de sus miembros, que ya podían llamarse diputados electos.

Luego sus integrantes procedieron a calificar los comicios de gobernador, con similar dictamen: José Santos Godínez ya era gobernador electo y así se dio a conocer al mandatario provisional, quien el 28 de diciembre comenzó a transmitirle el Poder Ejecutivo del estado.

Cumplida su función de Colegio Electoral, los quince diputados locales asumieron el carácter de Congreso Constituyente, ante el que Santos Godínez rindió protesta como gobernador, cuyo periodo constitucional inició el 1 de enero de 1918.

Los legisladores disponían de 45 días para redactar la Constitución local, y en tanto ésta era discutida y aprobada, decretaron un Estatuto Provisional que serviría de norma al Gobierno del Estado.

Cabe señalar que en la convocatoria a elecciones emitida el 22 de septiembre, se estipuló que los diputados al Congreso “percibirán durante el tiempo de sus funciones, en tanto queda aprobada la Constitución del estado, la cantidad de cinco pesos diarios”.

Aunque se había previsto que las sesiones del Congreso se efectuaran en el Palacio Municipal de Tepic, los legisladores deliberaron especialmente en el inmueble de la esquina de las calles Hidalgo y Durango.

Desde el principio, la labor político-legislativa que culminó con la aprobación de la Constitución Política (promulgada el 5 de febrero de 1918) fue organizada y coordinada por J. Trinidad Solano Núñez, elegido por el Décimo Cuarto territorio electoral, correspondiente a la municipalidad de Ixtlán del Río.

En esta parte de la historia estatal, lamentablemente, no figura un solo nombre femenino; recuérdese que aún faltaban más de tres décadas para que a las mujeres, la mitad de la población mexicana, se les reconociera a nivel nacional el derecho de votar y ser votadas.