Las lágrimas de Sandra Edith, la maestra que fue jefa de Prensa

Ya es tiempo de decir “no” cuando los jefes pidan hacer algo indebido, porque los gobiernos un día se acaban y las broncas quedan

Tepic.- Las lágrimas de Sandra Edith Martínez Sánchez no se detienen por unos dos minutos. Y de su voz un poco ronca y gruesa se escuchan expresiones de dolor, de impotencia al verse en la cárcel. Los abogados Mario Alberto Clemente Martínez y Humberto Avena Rivera le hablan en corto para calmarla. Ellos harán todo lo posible a su favor.

Ahí está una de sus hermanas y otro familiar para darle ánimo, y también la reportera Miriam Navarro que le reitera su aprecio de años. Las manos de ambas se tocan con cariño.

A eso de las 11 de la mañana, un secretario de acuerdos del Juzgado Primero Penal explicó a quien fuera jefa de Prensa en los últimos años del gobierno de Ney González Sánchez que, según la consignación de la Fiscalía General del Estado (FGE), es probable responsable de los delitos de peculado, falsificación de documentos, y ejercicio indebido de funciones, por un monto de 89 millones 473 mil 448.57 pesos, en agravio de la Secretaría de Administración y Finanzas, Gobierno del Estado y la sociedad.

Se trata del mismo caso que se le imputa a Jesús Francisco Domínguez Hernández, quien fuera director General de Administración en el mismo gobierno y que, como se indicó en este espacio, fue aprehendido el miércoles y ahora transcurre el término para decretarse el auto de formal prisión o el auto de libertad.

De 36 años de edad, Sandra Edith fue ingresada en la penal de Tepic a altas horas de la noche de este jueves; la puesta a disposición ante el Juzgado Penal aconteció a las 23:50 horas, y a más tardar con esa marca, pero del próximo miércoles, se determinará su situación legal: formal prisión o formal libertad.

La maestra de secundaria fue aprehendida en Mascota, Jalisco, y le duele en lo profundo lo que ahora pueda decirse de ella y sea del conocimiento de sus alumnos. Por eso hay que aclarar: no existe una sentencia en su contra, sino que es el inicio de un juicio y tiene todo el derecho de defenderse.

Fría la mañana, el cabello largo en una cola, vestía un suéter rojo y encima una chamarra.

Sandra del otro lado de la rejilla de prácticas judiciales, acá habíamos nueve personas, apretados como cerillos, en un espacio de dos metros por metro y medio. Hasta esa zona llegaba un olor de preparación de comida y muy cerca el ruido de una bomba de agua que no se detiene.

Por sugerencia de sus abogados, se reservó el derecho de emitir declaración sobre los cargos.

Durante la diligencia, el secretario de acuerdos explicó a la ex funcionaria que tiene el derecho de recuperar la libertad bajo fianza, pero siempre y cuando garantice esos casi 90 millones de pesos, una cantidad imposible. Humberto Avena se pregunta cuántos años o cuántas vidas necesitaría la maestra Sandra para acumular una cantidad así.

Aunque hay dos personas aprehendidas por el mismo proceso 53/2017 –y faltan más-, una fuente explicó que ello no obliga a la reducción de la cantidad, en este caso de 45 millones cada uno, puesto que podría resultar la responsabilidad de uno pero no del otro, de tal forma que el monto que se pretende recuperar siempre serán esos casi 90 millones.

Como ya ha sido ampliamente divulgado, la FGE  presume que varios funcionarios de la última parte del gobierno de González Sánchez participaron en una maquinación para desviar recursos públicos, utilizando facturas falsas, entre otras situaciones ilícitas.

La aprehensión de Martínez Sánchez causó especial sorpresa porque ocurrió un día después de la captura de Jesús Francisco Domínguez, a sabiendas de que hace años comparecieron a citas ministeriales por este asunto; es decir, Sandra no creyó que le fuera a alcanzar y no tramitó algún amparo.

El expediente se ventila en el sistema penal tradicional porque la denuncia fue presentada antes de que iniciara el sistema de juicio oral.

UN RECADO

Al proceder con el presente caso, los funcionarios del gobierno de Antonio Echevarría García ya saben a lo que se atienen: las administraciones un día terminan y, si no se hicieron las cosas bien, dentro de unos años podrían andar en las mismas.

Pero al igual que se indicó en la nota del miércoles, habría que cuestionar que el operativo no haya iniciado con personajes de mayor peso, con Ney y Florencio, ahora advertidos que están en la mira. Incluso, si el ex gobernador no es uno de los consignados, eso tendría que reclamársele a la actual administración: la omisión para no tocar al mando máximo de la trama.

Pero la investigación aún está abierta.

E igual se tiene que reclamar que avancen las investigaciones por probable mal uso de recursos públicos en el gobierno de Roberto Sandoval Castañeda.

Y un dato más: la pobre solidaridad contra los ahora detenidos. Se trata de garantizar 90 millones de pesos y ellos enfrentarían los cargos en libertad. Debe haber varios personajes, beneficiados en ese gobierno, con la capacidad para aportar siquiera una parte pero no lo harán.

Por ello se insiste: que las lágrimas de Sandra Edith hagan reflexionar a varios. Que sea un recado. Ya es tiempo de decir “no” cuando los jefes pidan hacer algo indebido, porque los gobiernos un día se acaban y las broncas quedan.

Esta información es publicada con autorización de su autor. Oscar Verdín Camacho publica sus notas en www.relatosnayarit.com