Tepic.- Pedro Infante Cruz, nació en el seno de una familia común y corriente; toda su ascendencia de los que se tenga conocimiento son oriundos del Estado de Sinaloa y Nayarit.

Sus abuelos paternos eran Don Eleno Infante carpintero de oficio y Doña Sinforiana García; del lado materno eran Don Domingo Cruz y Doña Catalina Aranda, ellos procrearon a los futuros padres del Ídolo de Guamuchil, primeramente mencionamos a Don Delfino Infante García quien naciera en la localidad de Sayulilla, municipio de Acaponeta, Nayarit el día 24 de diciembre de 1889.

Por otro lado tenemos a una mujer maravillosa a quien con los años y ya con nietos le llamaban “Mama Cuca”, me refiero a Doña María del Refugio Cruz Aranda, originaria del Rosario, Sinaloa, quien nació el 4 de julio de 1893.

Don Delfino, con los años decide ser músico con especialidad en tocar el contrabajo, una carrera que lo llena de satisfacción y que le da la pauta para conocer al amor de su vida. Este encuentro se da en 1907, la joven pareja se conoce en un baile con la orquesta de Delfino, rápidamente se hacen novios; para 1908, se casan ante el Juez de lo Civil un miércoles 3 de junio, fungiendo como testigos de la sencilla boda sus compañeros de “La Orquesta Borrego”. Este suceso motivó a que se quedaran a vivir en el Rosario, Sinaloa. De esta unión nacerán 15 hijos, pero solo 9 sobrevivieron.

La primera en nacer fue María del Rosario Infante Cruz en 1909, el segundo fue Ángel Infante Cruz en 1914 (nacido en Acaponeta, Nayarit). Para 1916 el matrimonio con sus dos hijos se trasladan a vivir al puerto de Mazatlan, Sinaloa por los compromisos musicales de Don Delfino.

Ya instalados en Mazatlan, para el 18 de noviembre de 1917 da a luz doña Refugio a Pedro Infante Cruz, sin embargo existe una crónica muy interesante que no puedo dejar pasar que nos cuenta que Don Delfino por ser un músico itinerante andaban de una ciudad a otra con toda la familia.

Sucede que en 1917 el matrimonio Infante se trasladó a vivir a Acaponeta, Nayarit, en donde tenían una tienda de abarrotes en la esquina de Mexico y Corona de esa ciudad, de entre los oficios de Don Delfino también le hacía a la carpintería y ayudaba a su hermano Magdaleno en tan bellísimo trabajo, claro, sin dejar de ser músico y cumplir sus compromisos con la orquesta en las localidades de Sinaloa, y fue precisamente durante uno de esos compromisos en que Doña Cuca estaba embarazada de Pedro y tuvieron que ir a Culiacán, para después regresar a Mazatlán, Don Delfino dejo a su mujer algunos días por su estado avanzado de embarazo y fue ahí donde dio a luz a uno de los seres mas importantes de la historia de México, es decir, por un motivo u otro Pedro estuvo a punto de nacer en Acaponeta, Nayarit o en la misma ciudad de Culiacán, Sinaloa.

Despues del nacimiento de Pedro Infante nacería María del Carmen Infante Cruz, le seguiría María Concepción Infante Cruz, despues José Delfino Infante Cruz (nacido en el Rosario, Sinaloa), le precedería María del Consuelo Infante Cruz, María del Refugio Infante Cruz y finalmente María del Socorro Infante Cruz. Recordarían en aquel entonces los vecinos y amigos que conocieron a los padres de Pedro; como una pareja “Alegre y Dicharachera”.

Efectivamente, Pedro Ínfante Cruz nació en Mazatlán, Sinaloa, un frio y lluvioso domingo del 18 de noviembre de 1917 a las 2:30 de la mañana, en la calle Constitución numero 88, 15 días después se muda la familia a Camichín numero 508, ahí mismo en Mazatlan; para el día jueves 6 de diciembre de ese año, ante el Juez de lo Civil se dicta el acta de nacimiento de Pedro Ínfante Cruz.

Fue hasta 1928, cuando Pedro tanía 11 años, que la familia se fue a radicar a Guamúchil.

Tomado del libro “El Rey más humilde del mundo” del autor
Paul Riquelme, principal biógrafo de Pedro Infante