Ciudad de México.-  El ex gobernador Javier Duarte de Ochoa reapareció en los medios de comunicación el mismo día del primer informe de Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares.

En un breve vídeo presentado en el noticiero de Ciro Gómez Leyva, el ex mandatario encarcelado en el Reclusorio Norte, se excusó por no poder dar una entrevista pues aseguró que no existen las condiciones.

No obstante, el reportero aseguró que Duarte de Ochoa le comentó sobre el clima que se vive en Veracruz: “Te lo voy a decir en buen jarocho, me estoy mordiendo un huevo por no decir todo lo que tengo que decir y el otro por no mentarle su madre a Miguel Ángel Yunes”.

Visiblemente con sobrepeso, barba cerrada y con cabello corto, el ex priista bromeó, según narró el reportero, y se le vio con buen semblante.

Entre los detalles que narró el periodista llama la atención que Duarte de Ochoa porta un reloj Casio con la hora de Londres, Inglaterra, en donde habita su esposa Karime Macías Tubilla.

En el escueto mensaje, le promete al periodista ser el primero al que le conceda una entrevista, “en el momento procesal oportuno”.

“Te suplico me entiendas, por las circunstancias en que no puedo dar una entrevista en este momento”, dijo Duarte de Ochoa.

Pero el reportero reveló otro detalle, el político veracruzano lee por las noches y duerme durante el día, aunque negó estar deprimido.

De momento está enfocado en la lectura de “Origen”, del autor de best-sellers Dan Brown y aseguró que no ha conocido el “carcelazo”, o la nostalgia que sienten los reos.

A diferencia de su estancia en Guatemala, Duarte de Ochoa aseguró -dijo el reportero- que come bien y que el trato en el reclusorio es bueno y que el semblante del ex gobernador no ha decaído pues, por el contrario, ríe a carcajadas.

En el encuentro con el reportero, el ex mandatario concluyó con una advertencia: “Algún día no sé cuándo, diré por qué estoy aquí”.