Tepic.- De las 15 muestras realizadas en los tres restaurantes de Happy Sumo en Tepic, el 80% de los análisis dio como resultados preliminares dos bacterias encontradas en los alimentos: E. Coli y Salmonella, descartándose afectaciones en agua y hielo, que también fueron analizados; lo que implicaría que se encontraron heces fecales en el alimento, de acuerdo a señalamientos de especialistas de la Secretaría de Salud de Nayarit.

“Contaminación por heces fecales, lo que te comentaba, heces fecales, estas bacterias se llaman enterobacterias, porque están dentro de lo que es el intestino, etcétera y eso es lo que genera”, señaló Jorge Barrera Castellano, jefe del departamento de Epidemiología, de los Servicios de Salud.
“Vamos a seguir investigando, tenemos que llegar hasta el paciente; qué es lo que pasa cuando tenemos este problema de enfermedades intestinales, también quiero que quede bastante claro, no todos los que tenemos la bacteria o que la llegamos a consumir, nos vamos a enfermar, hay gente que tiene la bacteria, que la está defecando, pero no tiene ninguna sintomatología, entonces alguien que procesó los alimentos pues no pudo tener este problema, y es lo que vamos a continuar investigando”,agregó.
El especialista indicó que estos resultados serán analizados mediante organismos federales para corroborar los resultados obtenidos en el laboratorio estatal, por lo que aún sigue abierto el proceso de investigación; de igual manera, el especialista, reveló que finalmente fueron 121 casos registrados por intoxicación alimentaria en los tres restaurantes de Happy Sumo en Tepic
 “La Secretaría de Salud tuvo el 45% de los casos, el Seguro Social el 22% y el ISSSTE el 11%, el resto fue en sanatorios privados y consultorios privados de la ciudad de Tepic; estos 121 casos acudieron por haber consumido alimentos contaminados”
 “Los cuales iniciaron con sus cuadros en un promedio de 6 a 12 horas, con fiebre, dolor abdominal, diarrea, náuseas y vómito”,
Durante la rueda de prensa trascendió que estos restaurantes podrán reabrir sus puertas al público, después de que se hayan generado suficientes pruebas que en las que el laboratorio confirme que se ha descartado algún tipo de bacteria en los alimentos, hielo o agua; mientras tanto continúan los protocolos de investigación y aseguramiento del lugar por parte de la dependencia de salud.