Ciudad de México.- La Universidad de Texas, presentó un estudio sobre e control que elerció el grupo criminal “Los Zetas” en el estado de Coahuila, en él, hablan capos, detenidos y juzgados en estados unidos, quienes han confesado sobre la relación de los Hermanos Moreira y el Cartel de Los Zetas.

Dentro de las declaraciones aparecen datos, como que los Moreira recibían grandes cantidades de dinero del cartel, en alguna ocasión “Recibieron una camioneta Suburban llena de maletas repletas de dinero” dice uno de los capos capturados.

La información fue generada por la Clínica de Derechos Humanos de la Facultad de Derecho de la Universidad de Texas, en colaboración con el Centro Diocesano para los Derechos Humanos Fray Juan de Larios de Coahuila, México, quienes han redactado un informe basado en el análisis de las declaraciones de testigos en tres juicios federales en los EE.UU. Entre el 2013 y el 2016, integrantes del cártel de Los Zetas fueron juzgados en tribunales en Austin, San Antonio y Del Rio, Texas por asesinato, conspiración para importar drogas y armas y lavado de dinero.

Estos juicios dieron a conocer nueva información y corroboraron información que ya había sido documentada sobre las operaciones de Los Zetas y abusos a derechos humanos cometidos por el cártel.

Después de analizar los testimonios, la Clínica ha determinado dos conclusiones principales: (1) el cártel de Los Zetas cometió numerosos abusos a los derechos humanos con impunidad; y (2) las instituciones y funcionarios públicos tuvieron un papel, ya sea por acción u omisión, en la comisión de estos abusos.

Directamente se vincula a los hermanos Moreira, Humberto y Rubén, ambos, gobernadores del estado de Coahuila.

Los testimonios describen el carácter y el grado de influencia de Los Zetas sobre funcionarios e instituciones municipales y estatales. Los Zetas pagaron sobornos e integraron a la policía en su jerarquía para garantizar que el cártel pudiera continuar con sus operaciones ilícitas sin resistencia alguna.

“Pagaban sus cuotas para poder mover sus drogas libremente y que no tuvieran ningún problema para que las drogas pudieran pasar por Coahuila y llegar a Piedras Negras, y poder pasarlas al otro lado y trabajar sin tener algún problema y sin que les fueran aseguradas”, precisó el capo de apellido Cuéllar en un juicio celebrado en Austin, declaración que se retrata en el informe.