Un asteroide pasará mañana muy cerca de la Tierra y aunque no significará un peligro, permitirá a los científicos prepararse para el día en que uno de estos objetos suponga una amenaza real.

El 2012 TC4 pasará a una distancia de aproximadamente 42 mil kilómetros de distancia, esto es un poco más de una décima parte de la distancia que existe entre la Tierra y la Luna y justo pasará por arriba de la altura orbital de los satélites de comunicaciones.

El encuentro con TC4 será utilizado por los expertos de todo el mundo para probar su capacidad para operar como una red internacional coordinada de alerta.

 

Déjanos tu opinión:
Compartir