Barcelona (Por RT en Español).- El gobierno regional de Cataluña ha convocado para este domingo, 1 de octubre, un referéndum de autodeterminación en el que los votantes tendrán que responder ‘sí’ o ‘no’ a la siguiente pregunta: “¿Quiere que Cataluña sea un Estado independiente en forma de república?”. La consulta ha sido suspendida de forma cautelar por el Tribunal Constitucional de España y no cuenta con el aval del Gobierno de Mariano Rajoy, que asegura que es “ilegal”.

Aunque las medidas judiciales del Estado español contra el referéndum es muy posible que impidan su celebración, al menos con todas las garantías necesarias, las autoridades catalanas han desoído las órdenes de los tribunales y siguen adelante con la consulta, amparándose en su derecho a decidir.

Tradicionalmente, Cataluña ha tenido un movimiento social independentista, con mayor o menor fuerza, pero siempre de forma minoritaria. Esta situación comenzó a cambiar en 2010, a raíz de la decisión del Tribunal Constitucional de España de anular y fijar la interpretación de varios artículos de su Estatuto de Autonomía. Esta norma institucional básica de la comunidad autónoma había sido aprobada en 2006 por el Parlamento catalán, las Cortes españolas y el pueblo de Cataluña en referéndum, pero el Partido Popular (PP) presentó un recurso de inconstitucionalidad contra el texto.

Así, la cuestión de la independencia de Cataluña comenzó a irrumpir de lleno en la agenda política, convirtiéndose en el tema principal de las elecciones al Parlamento regional celebradas en septiembre de 2015. De las urnas salió una Cámara territorial con mayoría independentista en número de escaños (72 de los 135), aunque no en número de votos (47,8%). Sin embargo, otras dos fuerzas políticas apostaron por un referéndum legal en su programa electoral, aunque sin defender la separación de España.

A favor de la independencia:Junts pel Sí (JxSí): Se trata de una coalición electoral de varios partidos de la derecha y la izquierda creada para concurrir a estos comicios. Concretamente, estas formaciones son Convergencia Convergencia Democrática de Cataluña – actualmente PDeCAT -, Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), Demócratas de Cataluña y Moviment d’Esquerres. Obtuvo 62 diputados.

Candidatura d’Unitat Popular (CUP): Esta formación política de la izquierda anticapitalista consiguió 10 escaños en el Parlamento catalán.

A favor de una consulta legal, sin defender la separación de España:

Catalunya Sí que es Pot (CSQP): Se trata de otra coalición electoral, en este caso exclusivamente de izquierdas, creada también para estas elecciones. Catalunya Verds (ICV), Esquerra Unida i Alternativa (EUiA), Podemos y Equo integran la coalición. Obtuvo 11 diputados.

Partido Socialista de Cataluña (PSC): La rama territorial del PSOE en Cataluña consiguió 16 escaños.

Partidos contrarios a la independencia y un referéndum:

En este apartado están las ramas territoriales de otros dos partidos nacionales: el Partido Popular de Cataluña (PPC), que obtuvo 11 escaños; y Ciudadanos (C’s), 25 escaños.

El censo electoral es una de las grandes incógnitas del 1 de octubre. Al no poder hacer uso de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las autoridades catalanas establecieron que el censo electoral para la consulta es el que se cerró el día 30 de marzo de 2017 y, en el caso de que en esa fecha no se hubiese incorporado la información correspondiente a algunos municipios o de los catalanes, se utilizaría la última información disponible.

Por ello, de forma general, podrán votar los mayores de 18 años que tengan residencia en Cataluña, incluidos los residentes en el extranjero. Sin embargo, no será posible ni el voto por correo postal ni el electrónico.

Con licencia de RT en Español

Déjanos tu opinión:
Compartir