Una mujer en Alberta, Canadá, arrolló a un coyote cuando el animal cruzaba la carretera, y pensó que lo había matado, pero cuando llegó a su trabajo se llevó tremenda sorpresa.

Georgie Knox, se dio cuenta de que el coyote quedó atorado en la parrilla del vehículo y viajó así por 32 kilómetros, luego de que una trabajadora de la construcción en un semáforo le avisó lo que ocurría.

Afortunadamente, el coyote solo presentaba lesiones menores, y Georgie habló a las autoridades para liberarlo.

“Cuando salí a mirar, este pobre chico miraba hacia arriba”, contó la mujer en su cuenta de Facebook.

Personal de Protección de Vida Silvestre de Alberta arribó al lugar y ayudaron a liberar al coyote de la rejilla, y el vídeo del rescate alcanzó los 33 millones de reproducciones.

 

Déjanos tu opinión:
Compartir