Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, pidió ante el Consejo de Seguridad que se castigue a Corea del Norte, que realizó en días pasados su sexta prueba nuclear.

Haley dijo que “ya es suficiente” y se deben imponer las medidas “más fuertes posibles”.

La diplomática señaló que Estados Unidos no quiere la guerra, pero advirtió que la paciencia de su país “no es ilimitada”.

“A pesar de nuestros esfuerzos el programa nuclear de Corea del Norte está más avanzado y es más peligroso que nunca”, señaló la embajadora estadounidense.

Foto: Archivo

Déjanos tu opinión:
Compartir